Saltar al contenido
Aromaterapia

Aceite de oliva

aceite-de-oliva

El aceite de oliva se ha convertido en un básico, no sólo en la gastronomía sino también en la medicina y en la cosmética, y la composición del macerado del aceite de oliva es:

  • Ácido oleico (74%)
  • Ácido linoleico (7%)
  • Ácido araquidónico (2%)
  • Ácido palmitoleico (0,5%)
  • Ácido linolénico (0,5%)

El aceite de oliva tiene un alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados y es muy rico en vitaminas A, E, D y K, así como en otros micronutrientes. Otro de los componentes del aceite de oliva es el tirosol, que según estudios de la Universidad de Jaén alarga la vida hasta un 20%.

Este aceite es muy utilizado en la cocina, pero también es uno de los muchos aceites para la piel que conviene tener a mano para lucirla hidratada y brillante. Si quieres saber las propiedades cosméticas de este producto, toma nota.

Propiedades del aceite de oliva cosméticas

Las propiedades emolientes, antioxidantes y humectantes del aceite de oliva hacen que se use ampliamente para cuidados del rostro y el cuerpo.

Aceite de oliva para la cara

  • Es exfoliante e ideal para pieles secas y poco luminosas, con labios agrietados y granitos que desaparecerán al poco tiempo.
  • Es desmaquillador: unas gotas de aceite de oliva son suficientes para limpiar la cara y elimiar las impurezas.
  • Previene la aparición de arrugas al eliminar células muertas. Además, cumple con una acción cicatrizante y antioxidante.

Aceite de oliva para la piel

  • Es muy hidratante y penetra en profundidad en la piel. Repara las capas superficiales y es ideal para cuidar de los codos y las rodillas.
  • Es reparador de uñas.
  • Es antiestrías gracias a su poder de regenerar la dermis.

Beneficios del aceite de oliva terapéuticos

  • Antioxidante y antiinflamatorio.
  • Ayuda en enfermedades relacionadas con el corazón y previene enfermedades cardiovasculares.
  • Ayuda a disminuir la presión sanguínea.
  • Mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos.
  • Reduce los niveles de colesterol.
  • Ayuda a la digestión.
  • Previene diabetes del tipo 2.
  • Ayuda a adelgazar.
  • Disminuye la presión arterial.

Consejos de uso

Antes de combinar el aceite de oliva con otros ingredientes tienes que tener en cuenta qué uso quieres darle:

– Si quieres utilizarlo como exfoliante para el rostro mezcla en un recipiente todos los ingredientes que te damos a continuación y obtendrás una crema de aceite de oliva espesa. Tienes que aplicarla con suaves masajes circulares y dejarla actuar durante cinco minutos. Lo mejor es poder aplicar este exfoliante de aceite de oliva dos veces por semana. Los ingredientes son:

– Para suavizar e hidratar las cutículas de las uñas puedes hacer añadir 1 gota de mirra a una cucharada de aceite de oliva. Si te aplicas esta mezcla ayudarás a prevenir la aparición de padrastros.

– Puedes usarlo también como exfoliante para prevenir la aparición de granitos tanto  en el rostro como en otras zonas del cuerpo. Si necesitas más cantidad de exfoliante tan solo tienes que doblar o triplicar las cantidades. Los ingredientes en este caso son:

  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal rosa del Himalaya
  • 3 gotas de aceite esencial de árbol de té

Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una pasta espesa. Aplica y deja actuar durante cinco minutos.

– Si lo que quieres es crear una mascarilla casera que sirva para hidratar el cabello todo lo que tienes que hacer es calentar de tres a seis cucharadas de aceite de oliva (según lo largo que tengas el pelo) y retirar antes de que empiece a hervir, solo tiene que estar tibio porque si se calienta perderá sus propiedades. A continuación, humedece tu cabello y aplica el aceite de oliva desde la raíz hasta las puntas. Después, envuelve tu melena en una toalla y deja actuar de 30 a 40 minutos para que el aceite de oliva haya penetrado por todo tu cuero cabelludo. Por último, lava tu cabello con champú.

Ver otros aceites vegetales