Saltar al contenido
Aromaterapia y los aceites

Recetas para la ansiedad

Recetas para la ansiedad

Es completamente normal preocuparse cuando las cosas se ponen estresantes y complicadas. Pero si las preocupaciones se vuelven abrumadoras, puedes sentir que están dirigiendo tu vida. Si pasas demasiado tiempo preocupado o nervioso, o si tienes dificultades para dormir por la ansiedad, presta atención a tus pensamientos y sentimientos. Pueden ser síntomas de un problema o un trastorno de ansiedad.

La ansiedad es una reacción humana natural que afecta a la mente y al cuerpo. Tiene una importante función básica de supervivencia: la ansiedad es un sistema de alarma que se activa cuando una persona percibe un peligro o una amenaza.

Cuando el cuerpo y la mente reaccionan al peligro o la amenaza, una persona siente sensaciones físicas de ansiedad: cosas como la aceleración del ritmo cardíaco y respiratorio, tensión muscular, las palmas de las manos que sudan, un malestar en el estómago y temblor en las manos y las piernas. Estas sensaciones son parte de la respuesta del cuerpo de “huir o luchar”. Están provocadas por un aumento de la producción de adrenalina y otras sustancias químicas que preparan al cuerpo para escapar rápidamente del peligro. Pueden presentarse como síntomas leves o extremos.

La respuesta de lucha o huida ocurre instantáneamente cuando una persona siente una amenaza. Pocos segundos después, la parte del cerebro encargada de pensar (la corteza) empieza a procesar la situación y a evaluar si la amenaza es real, y en tal caso, cómo manejarla. Si la corteza envía la señal de no hay peligro, la respuesta de lucha o huida se desactiva y el sistema nervioso puede relajarse.

Si la mente razona que una amenaza puede durar, los sentimientos de ansiedad se prolongan, manteniendo alerta a la persona. Las sensaciones físicas, como la respiración rápida o superficial, las palpitaciones, la tensión muscular y el sudor en las palmas pueden continuar también.

Mezcla para situaciones de estrés, ansiedad y depresión

  • 2 gotas de aceite esencial de bergamota
  • 2 gotas de aceite esencial de salvia sclarea
  • 1 gota de aceite esencial de lavanda

Mezcla para largos periodos de ansiedad

  • 3 gotas de aceite esencial de sándalo
  • 2 gotas de aceite esencial de bergamota

El aceite esencial de sándalo  tiene un aroma exquisito que ayuda a calmar la ansiedad. Combinado con el aceite esencial de bergamota, esta mezcla simple puede ayudar a soportar esos períodos de ansiedad duraderos.

Mezcla relajante

  • 2 gotas de aceite esencial de manzanilla romana
  • 2 gotas de aceite esencial de mandarina
  • 1 gota de aceite esencial de madera de cedro

Mezcla para la pena, culpa o pérdida

  • 2 gotas de aceite esencial de mandarina
  • 1 gota de aceite esencial de rosa
  • 1 gota de aceite esencial de lavanda
  • 1 gota de aceite esencial de vetiver

Si no te gusta demasiado el aroma del aceite esencial de vetiver, puedes sustituirlo por aceite esencial de madera de cedro, de sándalo o de pachuli.

¿Cómo utilizar estas mezclas de aceites esenciales?

Primero, elige que mezcla de las que se muestran arriba quieres preparar.

Después decide qué método te gustaría usar para realizar estas recetas y sigue las instrucciones que se explican a continuación.

Para el difusor

Puedes tener tu mezcla ya preparada para usar en el difusor.  Puedes multiplicar la mezcla por 8 para obtener un total de 40 gotas de la mezcla elegida. Vierte los aceites esenciales en una botella de vidrio de color oscuro y mezcla bien agitando con tus manos. Puedes añadir de 5 a 10 gotas al difusor siguiendo las instrucciones del fabricante.

Baño aromático

Elige tu receta de aceites esenciales para la ansiedad y  mezcla los aceites esenciales con una cucharada de aceite vegetal, con una cucharada de sal o con una cucharada de leche entera y después añadir la mezcla a la bañera.

Mezcla para masaje

Multiplica tu mezcla por 3 para obtener un total de 15 gotas de aceites esenciales.

Añade las 15 gotas de aceites esenciales a un bote de 30 ml y acaba de rellenar el bote con aceite vegetal de almendras.

¡Voilà! Ya tienes listo tu preparado para masajes.