Saltar al contenido
Aromaterapia

Macerado de hipérico

aceite de hiperico

El hipérico (Hipericum perforatum), llamado también hierba de San Juan, es una planta perenne de 2 a 4 palmos de altura que florece a final de la primavera, teniendo el máximo de potencia en el día de San Juan. Se cría en los setos y ribazos frescos, en los prados no demasiado húmedos de toda la península ibérica, desde la costa hasta grandes alturas.

La planta tiene un intenso color verde. Sus flores son de color amarillo casi deslumbrante y contienen una sustancia colorante del grupo de las flavonas que tienen el poder de teñir y colorear en rojo, de ahí que se utilizara antiguamente para teñir la lana.

El nombre hipérico viene del griego “hyper” que significa por encima, más allá de, y de “eykon” que significa imagen. Este nombre nos da una idea de la gran reputación terapéutica de esta planta medicinal ya que su nombre significa “por encima de todo lo imaginable”.

Cómo se elabora el macerado de hipérico

El hipérico es una planta de influencia solar. Tiene su punto álgido en el día del solsticio de verano, es decir el día de San Juan. Este día es el día del año donde muchas plantas tienen más fuerza restauradora debido a que es el día en que la exposición de las plantas a la luz solar es mayor. Así pues, en el día de San Juan a la hora solar punta, es decir alrededor de las 12 y las 14 horas cogemos las sumidades florales del campo con una actitud mental de respeto y agradecimiento hacia las plantas. Las plantas son seres vivos de gran sensibilidad y según han demostrado los estudios científicos del Dr. Baxter de Nueva York puede captar y recibir los estímulos mentales que les enviamos.

Las sumidades florales se dejan durante 24 horas a secar a la sombra para que pierdan algo de humedad. Posteriormente se introducen en frascos de vidrio transparente. Estos frascos son a su vez rellenados con aceite de oliva de primera presión en frío. La planta macera durante 3 semanas al sol y a la luna en el aceite de oliva. El calor lento y constante de la exposición solar hace que la planta vaya dejando todas sus propiedades en el aceite de oliva. El color verde claro del aceite de oliva se va tiñendo y se convierte en un bello color rubí debido a la acción de las flavonas o colorantes naturales. Una vez pasados 21 días se filtra el aceite y se separa. A partir de ahí el aceite debe ser guardado en frascos opacos, protegidos de la luz para mantener todas sus propiedades.

Este modo de elaboración del macerado de hipérico fue el descrito en 1.727 por Diego de Torres, catedrático de la Universidad de Salamanca en su obra “Cartilla Rústica”.

Composición del macerado de hipérico:

– Ácido oleico (55-85%)
– Ácido palmítico (7-20%)
– Ácido esteárico (6%)
– Ácido palmitoleico (3,5%)
– Ácido linoleico (3-21%)
– Ácido linolénico (1,5%)

La base de aceite de oliva contiene una fuente de ácidos grasos muy bueno para las pieles desnutridas, secas y escamosas.

Tiene un alto contenido en vitamina E y fenoles, que junto con la hiperforina e hipericina aportan importantes propiedades antioxidantes, antihematomas y cicatrizantes.

Propiedades cosméticas

Regenerador de las células cutáneas, especialmente cuando las células han sido expuestas a una agresión externa por fuego, heridas, cortes, operaciones quirúrgicas, golpes, etc.

– Antienvejecimiento: Gran poder de aliviar las inflamaciones.

– Llagas en ancianos: puede ser de gran utilidad para quiromasajistas que trabajan en geriátricos.

– Cirugía: Sus propiedades desinfectantes, antibióticas y regeneradoras lo convierten en un imprescindible para tratar la piel después de una operación quirúrgica de modo rápido y eficaz. En los tejidos lesionados actua como protector, aumentando su vitalidad.

– Disminuye las marcas de cicatrices aún recientes.

– Quemaduras solares leves: en caso de una excesiva exposición al sol, aplicar por la noche una fina capa de aceite de hipérico con unas gotas de aceite esencial de lavanda, poner una gasa o camiseta y dejar actuar.

Tratamiento de manchas: Aplicar el aceite de hipérico todas las noches potenciado junto con aceite esencial de limón.

Propiedades terapéuticas

– Disminuye los síntomas dolorosos en las quemaduras y heridas al ejercer una acción anestésica local suave.

– Efecto antibiótico.

– Efecto digestivo.

– Incontinencia de orina o enuresis: Añadir una gota de aceite esencial de ciprés a una cucharadita de macerado de hipérico y aplicar dos veces al día en suave masaje en la zona de la vejiga y el sacro, especialmente antes de acostarse.

– Activa el movimiento del sistema nervioso y puede ser útil en casos de parálisis muscular transitoria. Realizar un masaje con una mezcla de 4 gotas de aceite esencial de romero en una cucharada de macerado de hipérico.

– Activa la circulación de la sangre.

Consejos de uso

Tratamiento regenerador antienvejecimiento: Aplicar esta mezcla de aceites esenciales y aceites vegetales por las noches antes de acostarse, en un bote de 15 ml añadir:

– 7 ml de macerado de hipérico
– 4 ml de aceite de rosa mosqueta
– 4 ml de aceite de germen de trigo
– 6 gotas de aceite esencial de mirra
– 2 gota de aceite esencial de rosa
– 2 gota de absoluto de jazmín

Ver otros aceites vegetales