Saltar al contenido
Aromaterapia

Manteca de karité

manteca-de-karite

El árbol karité (Butyrospermum parkii) o árbol de mantequilla puede llegar a medir hasta 15 metros de altura, y el diámetro de su tronco puede llegar a ser tan ancho como un metro. Este árbol se encuentra principalmente en las sabanas del oeste de África.

Tradicionalmente a sus frutos se les llaman nueces, que son drupas carnosas con una almendra de cáscara fina. La manteca de karité, una grasa vegetal, se obtiene a partir de la ebullición y el triturado posterior de estas almendras.

La población local de África utiliza esta manteca desde hace siglos e incluso se dice que la Reina Nefertiti la usaba regularmente. La manteca de karité tiene unas propiedades nutritivas, hidratantes y protectoras que la convierten en indispensable tanto en aromaterapia como cosmética.

La manteca de karité es sólida a temperatura ambiente y se derrite alrededor de los 35°C.

Composición de la manteca de karité:
Ácido oleico (40-60%)
Ácido esteárico (30-50%)
Ácido linoleico (3-10%)
Ácido palmítico (2-7%)
Ácido perodeido (2%)

La manteca de karité tiene una variedad de ácidos grasos que son muy buenos para la piel y cruzarán fácilmente la barrera de la piel para actuar en profundidad e hidratar las muchas capas que la componen.

Otro de sus componentes, los ésteres cinámicos, ayudarán a la curación y a dar suavidad para reparar las pieles dañadas. La manteca de karité también contiene vitamina E, un antioxidante natural que combate los radicales libres responsables de las arrugas y actúa en la renovación celular.

Propiedades cosméticas

Hidratación de la piel

Pasa fácilmente la barrera de la piel e hidrata la capa superior de la epidermis, de manera efectiva.

Para manos y labios secos aplicar un poco de manteca de karité en la piel seca masajeando en círculos.

Suaviza la piel

Gracias a los ésteres cinámicos la manteca de karité ayuda a suavizar la piel. De hecho, pasando a través de la barrera de la piel, la manteca de karité nutrirá la piel y la suavizará, para que sea menos sensible a los factores externos que la pueden agredir.

Protector de la piel

Utilizado en la prevención o después de un baño de sol, la manteca de karité ayuda a proteger la piel de las agresiones ambientales y los rayos del sol.

Antienvejecimiento

Todos sabemos que con el paso del tiempo, el poder de regeneración de la piel disminuye. La vitamina E, presente en esta manteca, tiene un papel importante en el metabolismo celular y ayuda a remediar esta deficiencia. La vitamina E proporciona una energía al metabolismo para producir células en grandes cantidades para la curación y la renovación celular.

La piel seca y la manteca de karité

Incluso después de un buen baño muchas personas sienten picazón en su piel, con una sensación de incomodidad, es como cuando te pones un jersey de lana de los que pican. ¿A qué es súper molesto?Pues esa es la sensación de tener la piel seca. La manteca de karité es especialmente efectiva para nutrir la piel en profundidad, verás como la manteca de karité no solo puede combatir la piel seca, sino que también puede aliviar muchos otros pequeños problemas de la piel.

Es un potente protector del cabello

Hidrata la piel dañada por la acción del viento y el sol.

Consejos de uso

Contra grietas y callosidades

La manteca de karité creará una barrera protectora en la piel para evitar tanto las grietas como los callos de los pies o en las manos, que pueden resultar tan dolorosos.

Protector labial

Cuando llega el invierno, muchas veces tenemos labios secos y agrietados. La manteca de karité puede convertirse en un protector labial muy efectivo, ya que dejará los labios suaves y perfectamente hidratados. Además, la manteca de karité contiene una ligera protección UV perfecta para los largos días de esquí.
Es perfecto para poder combinarse con el aceite de coco.

Para proteger del sol y prolongar el bronceado

No vamos a reemplazar el protector solar por manteca de karité, aunque sea un protector solar ligero. Se puede utilizar principalmente para calmar las quemaduras solares y prolongar el bronceado del verano.

Receta para prolongar el bronceado:
1 cucharada de manteca de karité
1 cucharada de aceite vegetal de zanahoria
2 gotas de aceite esencial de zanahoria

Para combatir la irritación y el enrojecimiento

La depilación o el roce repetido de la ropa a veces pueden causar irritación y el enrojecimiento de la piel. Aplicar manteca de karité como un masaje en las zonas irritadas, ayudará a aliviar esa irritación inmediatamente además de hidratarla.

Estrías

Las estrías son aquellas rayas que pueden aparecer en los muslos, la barriga, los brazos o las nalgas. Son causadas ​​por un cambio demasiado bruto de la piel, por ejemplo, si se produce un aumento de peso, la piel no tiene tiempo para adaptarse y se rasga. Por lo general, aparecen durante la adolescencia, durante el embarazo o cuando hay un cambio de peso. Cuando ya se tienen estrías es difícil eliminarlas, pero es posible prevenirlas. La manteca de karité, gracias a su composición, permite hacer que la piel sea más elástica, luchando contra las estrías inesperadas.

Antes, durante y después del embarazo

Durante el embarazo, la piel se somete a una gran tensión. Dependiendo de la futura mamá, su piel se tensa, se enrojece, se irrita y pica por todos los cambios que se están sufriendo y no son necesariamente agradables. La preparación de la piel durante el embarazo es un cuidado indispensable para las mujeres embarazadas. Y para estos cuidados la manteca de karité es increíble. Aplica manteca de karité en todas las áreas de la barriga, por toda la cintura, el pecho o incluso los pies.

Receta para el cabello muy seco, muy dañado o muy encrespado

Calienta una nuez de manteca karité en la palma de tu mano (si está sólida a temperatura ambiente).

Aplica por todo el cabello.

Envuelve el cabello en una toalla mojada con agua caliente para abrir las escamas del cabello para una mejor penetración.

Deja actuar al menos durante 30 minutos o toda la noche para una tener unos resultados increíbles.
Lavar el cabello con tu champú habitual.

Si tienes el cabello fino, el procedimiento será el mismo pero con un poco menos de manteca de karité.

Ver otros aceites vegetales