Saltar al contenido
Aromaterapia

Aceite de manzanilla romana

aceite de manzanilla

El nombre botánico del aceite esencial de la manzanilla romana es Anthemis nobilis y pertenece a la familia botánica de las Asteraceae. La manzanilla es una de las plantas medicinales más utilizadas a lo largo de la historia, principalmente como té de hierbas. Hay dos tipos más comunes de manzanilla que se usan con fines medicinales la manzanilla alemana (Matricaria recutita) y la manzanilla romana (Chamaemelum nobile).

El aceite esencial de la manzanilla romana se obtiene por la destilación al vapor de sus flores. Después de la destilación el aceite esencial tiene un color que puede variar del azul brillante al verde intenso.

Sus principales constituyentes son:

– Isobutyl angelate + Isoamyl methacrylate (30-45%)
– Isoamyl angelate (12-22%)

ORAC: 240 µTE/100g
ORAC son las siglas en inglés para la Capacidad de Absorción de Radicales de Oxígeno. Cuanto más alto es el ORAC de un aceite esencial más capacidad tiene para destruir los radicales libres que producen la oxidación del cuerpo.

Beneficios del aceite de manzanilla romana

Los principales beneficios del aceite esencial de manzanilla romana son:

– Apacigua y calma el sistema nervioso y predispone al sueño
– Posee propiedades antiinflamatorias y es un eficaz bactericida y antiséptico.
– Previene y calma los espasmos del estómago, mejora la digestión y el intestino permeable.
– Equilibra también el ciclo menstrual.
– Ayuda a la eliminación de líquidos
– Antidepresivo y alivia el estrés y la ansiedad
– Cuidado de las cicatrices
– Acné
– Problemas de la piel

Principales usos del aceite esencial de manzanilla romana

Bebés

El aceite esencial de manzanilla romana alivia los cólicos del lactante, calma el dolor en la dentición y el dolor de oídos.

El aceite esencial de manzanilla también calma, relaja a los bebés cuando tienen mucho llanto.

Reduce los síntomas del insomnio

El aceite esencial de manzanilla es muy eficaz para tratar insomnio, ansiedad y estrés por sus propiedades calmantes y relajantes.

Además, puede ayudar a liberar la carga emocional de la ansiedad, la irritabilidad y el nerviosismo.

Cuida del sistema digestivo

El aceite esencial de manzanilla es muy beneficioso para problemas digestivos como la indigestión, náuseas, gastritis, diarreas, colitis, vómitos, inflamación intestinal y flatulencias.

Alivia el dolor

El aceite esencial de manzanilla romana alivia numerosos tipos de dolor como jaquecas, dolor menstrual, dolor muscular, artrosis, reumatismos y neuralgias musculares y faciales.
Por sus propiedades antiinflamatorias se puede utilizar para tratar el dolor por artrosis. Cuando se aplica el aceite esencial de manzanilla romana en la zona que se quiere tratar o se añade a un baño aromático, ayuda a reducir el dolor en la parte baja de la espalda, las rodillas, las muñecas, los dedos o cualquier otra zona donde se tenga dolor.

Cuidado de la piel

El aceite esencial de manzanilla romana es un tratamiento suave pero eficaz contra heridas y cortes y contra todo tipo de problemas en la piel como rojeces, eccemas, inflamaciones, forúnculos, granos, alergias, picaduras de insectos, urticaria, cuperosis, psoriasis, herpes, ampollas y dermatitis.

La manzanilla romana tiene la propiedad de regenerar la piel y se puede utilizar en cualquier tipo de piel sensible o atópicas.

Combate el nerviosismo y la ansiedad

El aceite esencial de manzanilla romana ayudará en casos de shock nervioso y se puede aplicar en situaciones en las que se van a pasar muchos nervios.

Cómo aplicar el aceite esencial de manzanilla romana

A continuación, te mostramos cómo puedes comenzar a usar aceite esencial de manzanilla romana en tu hogar hoy mismo:

– En el difusor: El aceite esencial de manzanilla romana se puede difundir por toda la casa con un difusor de vapor frío.

– También puedes inhalar directamente de la botella o frotar varias gotas en las palmas de tu mano y luego colocar tus manos sobre su cara, a modo de copa, para inhalar.

– Tópicamente: El aceite esencial de manzanilla romana se tiene que diluir con un aceite vegetal como el aceite de almendras a partes iguales antes de aplicarlo sobre la piel.

– Aplicar en los chakras o en los puntos reflejos de los pies.

Ver otros aceites esenciales